LA SARGA

Iglesia Parroquial de Villoslada de Cameros.

¿QUÉ ES UNA SARGA?
Llamamos sarga al tejido en sí, un tejido que suele ser una tela gruesa y resistente que puede estar elaborada con diversos entramados y materiales distintos, como la lana, el lino, el algodón, la seda…o una combinación de ellos. Pero en realidad y técnicamente “sarga” designa a tejidos de finos ligamentos en diagonal, lo cual no sucede con nuestro lienzo, elaborado en lino de grosor y textura más fina. Por ello quizás fuera más correcto llamarlo “Lienzo de Pasión”, aunque para Villoslada siempre será la Sarga o el Monumento, como le llamaban antaño los paisanos.
¿PARA QUÉ SE USABAN (o se siguen usando ) LAS SARGAS?
Desde muy antiguo existía la costumbre de cubrir los retablos y los altares en fechas litúrgicas determinadas, sobre todo en la Semana Santa. Incluso se cubrían imágenes, relieves o pinturas aisladas con paños morados para ser redescubiertas el Sábado de Gloria o el Domingo de Resurrección, una práctica habitual en muchos lugares hasta hace poco.
Para cumplir esa función de ocultar la brillantez de los retablos o de las manifestaciones plásticas como símbolo de recogimiento, respeto y de concentración en la reflexión en la Pasión de Jesús, las sargas suelen estar pintadas en grisalla o claro-oscuro (tonos blancos, negros, grises) y suelen tener como tema una narración que sustituya los temas no pasionales que suelen representar los dorados retablos.
Nuestra Sarga, cuyo colorido no se corresponde con los habituales grises (esto es una de sus particularidades), se usó hasta bien entrados los años 50 del siglo pasado. Seguramente se dejó de usar porque en general decayó el hábito de cubrir los altares y quizás tuvo algo que ver el hecho de que ya estuviera algo deteriorada.
¿EXISTEN MÁS SARGAS?
Sí, pero no quedan muchas en España de estas características.
La más antigua de la que tenemos noticias está en el Museo de Logroño y que procede del Monasterio de Nuestra Señora de la Estrella en San Asensio. Sin embargo, además de que las dimensiones son mucho más reducidas, parece que, más que ocultar el retablo, su misión era simular un retablo por ella misma.
Otras sargas, en Madrid o Segovia por ejemplo, todas del s.XVI, mantienen esa fórmula del claro-oscuro y la decoración arquitectónica.
ENTONCES ¿QUÉ TIENE DE SINGULAR LA SARGA DE VILLOSLADA?
La Sarga de Villoslada está considerada por los expertos como la mejor que queda en España, por dos razones:
Primera: La espectacularidad de su tamaño que la convierte en la mayor de todas: tiene unas medidas de 10,84 metros de altura por 8,28 metros de ancho.
Segunda: La calidad y colorido de su pintura hacen de ella uno de los mejores exponentes de la pintura religiosa flamenca del s.XVI.
El vistoso colorido del temple, que sobre sarga nunca es tan brillante como el óleo sobre tabla, hoy tampoco se puede percibir en su intensidad por el deterioro (una sarga se pone, se quita, se guarda, se dobla,…), pero originalmente fueron tonos muy brillantes. Eso, junto a que no presenta decoración arquitectónica alguna, también hace singular a nuestra Sarga.
Pensaréis que quizás el hecho de que la Sarga de Villoslada tenga ese colorido tan inusual en este tipo de obras se debe a que cubre un retablo que está sin policromar, sin embargo el retablo de nuestra iglesia es barroco de finales del siglo XVII. Por ello en el momento del encargo de la Sarga debía haber un retablo anterior, del renacimiento tardío, con sus pilastras, frisos, cornisas y esculturas, que justificarían dicho encargo y su instalación.
La Sarga de Villoslada fue pintada en Amberes hacia el 1560 y enviada a Villoslada en 1570. Según el libro de fábrica de la parroquia fue comprada por 42.000 maravedíes, más otros 1.000 en concepto de portes hasta nuestro pueblo. Para haceros una idea de su valor, en aquellos años una buena alfombra grande tejida en buena lana costaba alrededor de 800 maravedíes.
¿CÓMO ES LA SARGA DE VILLOSLADA?
Nuestra Sarga es un conjunto de cinco piezas de tela de lino y la pintura se ha aplicado directamente sobre la tela siguiendo la técnica de mezclar el pigmento con una gelatina de huesos diluida en el agua. Las cinco telas son: una tela central con el calvario; lo que podríamos llamar banco, justo en la parte inferior del calvario; dos calles laterales y una tela horizontal que culmina la parte superior.
Las 17 escenas representadas en las distintas partes de la Sarga representan la Pasión de Jesucristo, aunque no siguen de forma precisa el desarrollo cronológico de los acontecimientos narrados, pero podemos intentar reproducir esa secuencia según el Nuevo Testamento, aunque también es cierto que no todos los evangelistas coinciden, ni narran los mismos acontecimientos.
Empezaríamos por las tres escenas de lo que llamamos banco. Si las leemos de derecha a izquierda encontramos en primer lugar el “Lavatorio de los pies” que es el símbolo del Sacramento de la Penitencia que precede a la “Santa Cena”, que sería la imagen central. Comprobaréis que dicha imagen hoy está separada de la Sarga, debido a su deterioro, que después comentaremos. La Cena representaría, además de la instauración de la Eucaristía, la premonición de la traición de Judas. La imagen de la izquierda es la “Oración en el huerto de Jetsemaní”.
Seguimos por la calle lateral izquierda donde encontramos “El Beso de judas” donde también se representa a Pedro cortándole la oreja a Malco.
A partir de aquí el orden que debemos seguir si queremos seguir una cronología es ir alternando las imágenes de las calles laterales en sentido ascendente del siguiente modo: Tras el beso de Judas se representa el “Primer escarnio de Cristo” abajo a la derecha. Encima tenemos a “Cristo ante Pilatos” y al otro lada, a la izquierda, “Cristo ante Caifás”, ambos juicios a Jesús, político y religioso respectivamente. Proseguimos encima, con la “Flagelación” (izquierda) y “La Coronación de espinas” (derecha). Las dos imágenes que siguen y que culminan las calles laterales no coinciden cronológicamente y son “El Prendimiento” (que sucede antes de la flagelación) y “El cambio de la túnica”.
En el paño horizontal superior tampoco encontramos una correlación clara de los acontecimientos. Empezando por la izquierda encontramos la Presentación de Cristo al Pueblo o “Ecce Homo” (que sucede tras la coronación de espinas). Después aparece “Cristo camino del calvario”, en este caso en si caída junto a la Verónica. En el centro el episodio de “La lanzada de Longinos”, que es posterior, lógicamente, a la “Crucifixión” que se representa al lado, y también es anterior a la imagen que cierra la serie “Cristo despojado de sus Vestiduras”, en la parte superior derecha.
Por último, la tela central, por su tamaño y por la importancia del tema representado, es lo mejor de la Sarga. El conjunto representa “El Calvario” y como tema iconográfico éste tiene muy pocas variantes: suele incluir además de a Cristo crucificado, a la Virgen, San Juan y María Magdalena abrazada a la cruz, y cuando el tamaño lo permite, como es el caso, también incluye a los dos ladrones. También podemos ver, en muy segundo plano, a los soldados jugándose la túnica de Jesús, un paisaje urbano en la lejanía y un jinete que corre en su caballo hacia la ciudad.
Exceptuando esta tela central, todas las demás evidencian una ejecución a varias manos, ya que la precisión del trazo y la “invención” varían considerablemente. Hay que intuir que se trata de una obra de taller con distintas personalidades y muy diversas categorías, tanto en la diferencia de rasgos como en calidad. Sin embargo, “El Calvario” presenta rasgos artísticos lo suficientemente personalizados como para aventurar una hipótesis de atribución de la obra.
Todo hace pensar, tanto por la finísima trama del tejido de la Sarga, como por la total policromía, que se trata de una obra realizada en Amberes donde, además de una potente industria textil, existieron varios talleres de pintura durante los siglos XV y XVI.


¿EN QUÉ ÉPOCA NOS ENCONTRAMOS? ¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE AMBERES?
Hacia 1570, fecha en que fue pintada la sarga, nos encontramos en el período artístico de finales del Renacimiento.
En España reina Felipe II, hijo de Carlos I de España y V de Alemania, que ha heredado de su padre (muerto en 1558) la corona sobre los territorios de lo que hoy es España, los territorios conquistados en América y los Países Bajos (es decir, Flandes) además de otras posesiones en Europa. Un gran imperio en tiempos de grandes cambios.
Estamos en pleno apogeo de la Reforma Protestante, que ya está fuertemente arraigada en los Países Bajos. Ello, junto a conflictos de carácter político ha llevado a Holanda a desmarcarse como zona protestante y la agitación general en toda la zona culminará pronto con la independencia de los Países Bajos. En las zonas donde el protestantismo se consolida fuertemente, como en Holanda, se produce un gran cambio en el arte religioso, ya que se eliminan todas las representaciones figurativas y se prohíben los iconos. Sin embargo, Amberes, mantiene, desde el punto de vista artístico, gran conexión con Italia.
Es el siglo del ascenso y consolidación de la burguesía y del desarrollo de las grandes ciudades mercantiles, sobre todo en Italia y Los Países Bajos. La principal industria de la época es la industria textil, y Flandes está a la cabeza de dicha industria. Son tiempos de un gran desarrollo del comercio. El mundo se ha ampliado enormemente con los descubrimientos de nuevos territorios y ahora el comercio se extiende por todo el planeta a través de las colonias y todos los países luchan por la hegemonía en ese campo.
Durante este tiempo Amberes era el eje de todo ese comercio mundial, tanto por su dinamismo económico como por su excelente posición geográfica. Era una de las zonas más avanzadas económicamente de la Europa Occidental, hasta que con las revueltas su importancia pasó a Amsterdam.
No resulta extraño, tanto por ser un lugar de gran importancia económica y artística, como por pertenecer a la misma Corona que España, fuera Amberes el lugar elegido para la compra de la Sarga.
¿A QUIÉN PODEMOS ATRIBUIR LA PINTURA DE LA SARGA Y A QUÉ ESTILO ARTÍSTICO?
El estilo variopinto, la fecha en que fue enviada a España (1570), su procedencia de Amberes, y sobre todo, la factura de la escena central del Calvario, nos lleva directamente a la figura de Martín de Vos.
Martín de Vos nace en Amberes en 1532 y muere en el mismo lugar en 1603. Fue discípulo de Frans Floris y pasó en Venecia seis años, con lo cual, si ya él mismo estaba cargado de italianismo, se acentuó al entrar en contacto directo con figuras como Tintoretto o El Veronés. A su vuelta a Amberes fundó un taller que mantuvo su espíritu hasta bien entrado el s.XVII.
Entre los pintores de la época en Amberes estaba Frans Francken “El Viejo”, compañero de Martín de Vos en el taller donde aprendieron con Frans Floris. Francken “El Viejo” que era especialista en grisallas (claro-oscuro) está considerado uno de los más importantes pintores de la ciudad de Amberes en el tiempo de la contrarreforma, y colaboró con el taller de Martín de Vos. De hecho podemos decir que colaboró también en esta Sarga en algunos detalles como por ejemplo, y sobre todo, en esa actitud crispada de los “Ladrones”, rasgos muy similares con otras obras suyas.
Así pues podemos atribuir la composición general de la Sarga de Villoslada al taller de Marín de Vos, donde él personalmente sería el autor de la escena central, con la colaboración de Francken “El Viejo”, y otras aportaciones como la “Oración en el Huerto”. El resto sería obra de los aprendices de su taller, entre los cuales, como veis habían algunos de muy poca consistencia artística.
Artísticamente estamos en un período de transición entre el idealismo clásico del Renacimiento y lo que será el Barroco. En este periodo domina en Italia lo que se conoce como Manierismo, y en Flandes habrá una importante producción de pintura de este estilo. Del manierismo son exponentes pintores como Tintoretto, El Veronés o el Greco (recordemos que Martín de Vos estuvo en contacto con los dos primeros en su estancia en Venecia).
Esta tendencia pictórica se distingue del ideal de belleza que conocemos del Renacimiento. De aquella serenidad “ideal” anterior se pasa a resolver problemas intrincados como los desnudos en posiciones complicadas, posturas difíciles e incluso artificiales. Las extremidades siguen siendo graciosas pero raramente alargadas, cabezas pequeñas, semblantes estilizados…Los colores son extraños, fríos, violentamente enfrentados e incluso artificiales.
En resumen, estamos en un período de transición hacia el Barroco, cuya estética manierista es perfectamente observable en la ejecución de nuestra Sarga.
ALGUNOS RASGOS CARACTERÍSTICOS EN LA PINTURA DE LA SARGA DE VILLOSLADA
Se dice de Martin de Vos que era un excelente dibujante pero un colorista seco, y esto lo podemos comprobar en el cuadro central de El Calvario. El Cristo, que sería propiamente de su pincel, se diferencia enormemente de los dos ladrones (atribuidos a la colaboración de Frans Franken “El Viejo”): en él vemos esas extremidades perfectamente dibujadas pero extraordinariamente alargadas, su pose es de gran serenidad y el color en él es en grisalla, diferenciando así su figura de la del resto. Los ladrones, sin embargo están en posiciones retorcidas y casi imposibles y con unos volúmenes más reales, más humanos, diferenciándose de la divinidad de Cristo. Vemos al fondo un paisaje, en este caso la presencia de una ciudad, algo que es habitual en la pintura renacentista. También aparece algún símbolo, también muy renacentista, como es la calavera a los pies de la cruz, que es una alusión a la vida eterna alcanzada por Jesús tras su crucifixión, o incluso como referencia a la creencia de que Adán fue enterrado en el mismo lugar donde se crucificó a Cristo, el centro del mundo, el Gólgota. Aparecen también muy difuminados un sol y una luna, quizás simbolizando el Alfa y el Omega, el principio y el fin, simbología propia de Jesucristo, o bien a ese fusión del día y la noche que oscureció los cielos en el momento de la muerte del hijo de Dios.
En general, en las pinturas de la Sarga, encontramos muy distintas formas de tratar el dibujo y el color. Predominan las grandes túnicas poco detalladas, casi como grandes manchas para representar el volumen del cuerpo casi difuminado, donde resaltan enormemente los rostros y las manos, a veces en gran contraste. Parece como si se quisiera llamar la atención hacia esos rostros, sobre todo el de Jesús, el gran protagonista de esta narración de su pasión. No es extraño que sea así ya que la monumentalidad de la sarga no permite al observador acercarse al cuadro para contemplar los detalles, así pues interesa llamar su atención en lo fundamental: la figura de Cristo y la historia que está contando. La pintura va dirigida a todo un pueblo que debe “leer” en ella el mensaje que se quiere trasladar, ya que no lo puede “leer” de otro modo.
En casi todos los cuadros se percibe el interés por las posturas difíciles, casi en movimiento. Nos alejamos de aquella belleza serena, proporcionada e “ideal” del primer renacimiento. Los colores a veces son impactantes: resaltan los naranjas y, sobre todo, los fondos negros. El hecho de pintar imágenes sobre fondo negro es algo que encontramos en la pintura más moderna pero que es evidente que ya en esta época se empieza a experimentar.
Una curiosidad, propia del momento histórico en el que nos encontramos, es que en la narración de la pasión no aparecen ni romanos ni judíos con sus atuendos típicos más reconocibles. En lugar de soldados romanos encontramos personajes claramente otomanos (turcos) con sus turbantes, o soldados vestidos al uso del siglo XVI. Pensemos que en estos tiempos el enemigo fundamental de los reinos europeos era el Imperio Turco, que acechaba constantemente en las fronteras y en el Mediterráneo en forma de piratas. También aparecen personajes vestidos al estilo típico de la burguesía de la época, esa nueva clase social que pugnaba por erigirse hegemónica compitiendo directamente con una nobleza cada vez más empobrecida y desubicada.
De todos modos, aún siendo impactante el colorido de la sarga, no es ni mucho menos hoy el que se podía admirar en su tiempo, y ello se debe a propia técnica utilizada, el “Colori a guazzo” (los pigmentos con aglutinante de gelatina de huesos muy diluida en agua) una técnica de poca duración que se solía emplear para trabajos efímeros.
¿QUÉ PASÓ CON LA SARGA DE VILLOSLADA?
Ya hemos dicho que la tradición de cubrir el retablo con la Sarga duró hasta bien entrado el siglo XX, de hecho nuestros abuelos, incluso nuestros padres recuerdan verla colgada todas las Semanas Santas. Ellos incluían en esa tradición algunos otros ornamentos, como unas hileras de determinadas flores que sólo se usaban en esa ocasión. Pero manipular un lienzo de esas dimensiones y después volverlo a doblar y guardar correctamente es tarea dificultosa, y al venirse haciendo durante 400 años, la sarga fue deteriorándose. Además, el hecho de cubrir altares e imágenes, aunque se sigue realizando en muchos lugares de España, fue cayendo en desuso, por decirlo de algún modo, fue pasando de moda. Así es que la sarga fue doblada y guardada, e incluso un tanto olvidada en el desván, durante más de 20 años.
En 1994 se hace necesario remodelar el tejado de la iglesia y es en ese momento cuando los operarios de dicha remodelación dan con ella. Debemos dar gracias a que dichos operarios conocían de su existencia, aunque de ningún modo esperaban encontrársela, y también debemos dar gracias a que los desperfectos que mostraba la sarga podrían haber sido mucho mayores.
Gracias a la colaboración de la Fundación Caja Rioja, se pone la sarga en manos del Taller Diocesano de Restauración de Santo Domingo de la Calzada, y se procede a un minucioso trabajo de recuperación, conscientes todos de la importancia de la obra que se había redescubierto. La tarea no fue fácil, ya que la sarga se encontraba en mal estado y necesitaba de numerosas intervenciones. La superficie pintada presentaba decoloración e incluso pérdida total en algunas zonas, manchas de humedad, hongos, descosidos, incluso la descomposición del soporte como en el caso de la Última Cena.
Se tuvieron que colocar injertos de tela con tela original, y en el caso de la Última Cena incluso se hubo de proceder a un reentelado. En cuanto a la reintegración pictórica, se realizó con colores a la acuarela retocando solamente decoloraciones puntuales sin retocar las grandes faltas.
Algo fundamental, sobre todo para su conservación, fue sustituir el anterior sistema de sujeción a base de anillas, por el actual que la preserva mejor de plegamientos que puedan seguir deteriorándola.
Pensad que la Sarga ha sobrevivido más de 400 años, y ello seguro que ha sido posible gracias a los cosidos y recosidos de las mujeres del pueblo de todas las épocas. Pero además gracias al cuidado y delicadeza de quienes la han colgado, descolgado y doblado durante tantas generaciones. Algunas marcas de este devenir de los años nos indican que las dimensiones de la Sarga debían de ser mayores de lo que hoy conocemos.

LA SARGA DE VILLOSLADA HOY
Hoy la Sarga descansa durante todo el año en un arcón que perteneció a un capitán de barco que fue comprado para servirle de protección.
Nuestra Sarga, es colocada todas las Semanas Santas como se ha hecho desde hace más de 400 años para cubrir el retablo de la Iglesia Parroquial para quienes conservan la tradición de su fe. Y también para orgullo de Villoslada y admiración de todos los visitantes.
Pero desde hace cinco años, no solamente tiene la función de cubrir el retablo como muestra de respeto y recogimiento en los días de Pasión, sino que además se convierte en excepcional escenario para la representación teatral de La Pasión a sus pies todos los Sábados Santos.
Las dos narraciones, la del siglo XVI y la del siglo XXI, se funden en una, en la que parece que los personajes de la Sarga han cobrado vida y, ante nuestros admirados ojos, nos emocionan y sobrecogen con su historia.
Así podemos decir que LA HISTORIA SE HIZO TELA Y LA TELA COBRA VIDA en Villoslada de Cameros.

¡UN BUEN PLAN PARA ESTOS DÍAS!

Una pequeña excursión hasta Villoslada de Cameros, en pleno Parque Natural Sierra Cebollera. Subimos hasta la ERMITA DE LOMOS DE ORIOS, a respirar aire puro, a caminar un ratito o a almorzar bajo un árbol junto a la fuente de agua fresca. Y después visitamos la ermita de una forma muy especial, con una visita guiada que nos trasladará a tiempos de pastores trashumantes. La visita nos llevará a la exposición interpretada “Lomos de Orios. Devoción, historia y tradición. 1520-2020”, que recoge 500 años de tradición en torno a la Virgen de Lomos de Orios y su entorno. ¿No te parece un buen plan?

Recuerda, la visita guiada es gratuita sábados, domingos y festivos a las 11:00, 12:00 y 13:00. Otros días u otros horarios contactar en virginia@lomosdeorios.es o en el 623351361

LA CARNE DE LA CARIDAD, DONADA POR SANTIAGO MURO, FUE ENTREGADA A LA COCINA ECONÓMICA DE LOGROÑO

La Caridad Grande de Lomos de Orios, celebrada el pasado 4 de julio, fue distinta a las romerías de siempre debido a las especiales circunstancias que vivimos. La bendición del pan y la carne se llevó a cabo tras la misa aunque de forma bastante simbólica. La Junta Administrativa de Virgen aportó los bollos de pan, unos 300 para repartir en la misa y un centenar más para recoger en la tienda del pueblo. La carne de cordera estuvo presente gracias a la generosa donación de Santiago Muro, ganadero y carnicero de Torrecilla de Cameros, quien entregó tres corderas a la Cocina Económica de Logroño. Alrededor de 75 kg. de carne que dicha entidad benéfica cocinará y destinará a las personas mas desfavorecidas, una ayuda que tanta falta hace en estos tiempos. Queremos agradecer a Santiago el gesto solidario que ha hecho pasible la Caridad de la Virgen de Lomos de Orios.

Misa y bendición Caridad Grande.

Las circunstancias que vivimos nos obligaron a suspender los actos del 500 aniversario, pero quisimos celebrar la misa para continuar con esta tradición de tantos siglos.
Se congregaron en la ermita de Lomos de Orios alrededor de 300 personas que habían recogido su invitación previamente en el Ayuntamiento. Todos fueron entrando de forma ordenada y permanecieron en sus asientos, con su mascarilla y a una distancia precisa. La misa fue oficiada por Carlos Escribano, obispo de Calahorra y La Calzada, quien felicitó la iniciativa y señaló que todos recordaríamos una Caridad tan atípica como esta. Se bendijo la carne de cordera de forma simbólica, ya que este año no se repartió, sino que el donante la llevó a la Cocina Económica de Logroño. Lo que sí pudieron llevarse a casa los asistentes fue el tradicional bollo de pan, esta vez envuelto en su bolsa.
Desde la Junta de la Virgen de Lomos de Orios queremos dar gracias al pueblo de Villoslada, que tan bien supo comportarse y en todo momento acatar las indicaciones de la organización, con una gran comprensión y sentido de la responsabilidad. Gracias también a Santiago Muro quien ha donado este año las corderas de esta Caridad. Gracias a la Guardia Civil que nos acompañó en todo momento. Y sobre todo gracias a todos aquellos devotos y amigos de la Virgen de Lomos de Orios que, comprendiendo la situación, no acudieron hasta la ermita como todos los años, aunque sin duda estaban en el corazón de todos nosotros.
Esperemos que el año que viene podamos celebrar como se merecen esos 500 años de Caridad Grande todos juntos, como nos gusta a todos. Para ello hemos guardado los recursos de todos los que han colaborado y siguen haciéndolo, para compartir entre todos esa fiesta grande cuando sea posible hacerlo.
(más…)

Reparto invitaciones Caridad Grande

REPARTO DE INVITACIONES PARA LA CARIDAD GRANDE

Ante el hecho de que muchos vecinos empadronados en Villoslada no van a acudir a la Misa de la Caridad Grande el próximo domingo 5 de julio, la Junta Administrativa de la Virgen de Lomos de Orios ha decidido:

    • Repartir las invitaciones  que no se han recogido entre todas las personas que deseen acudir al acto, aunque no estén empadronadas en el municipio.
  • Todo aquel que desee una invitación podrá pasar a buscarla a partir del próximo miércoles 1 de julio por las dependencias del Ayuntamiento.
  • Se repartirán invitaciones hasta completar el aforo de 350 personas.

Os pedimos seáis comprensivos con las circunstancias que estamos viviendo y la dificultad de encontrar una solución a gusto de todos. Por parte de esta Junta la voluntad es poder realizar la Caridad Grande de Lomos de Orios de forma adecuada al estado actual y la normativa vigente, esperando poder celebrarlo todos juntos como se merece el próximo año o cuando sea posible.



En Villoslada, 29 de junio de 2020

Julio Elías Sánchez

Alcalde de Villoslada de Cameros

Presidente de la Junta Administrativa de la Virgen de Lomos de Orios

Caridad Grande 2020

A todos los ciudadanos de Villoslada,

Ante las especiales circunstancias de este año y de acuerdo con la normativa vigente en cuanto a medidas de contención del COVID-19, La Junta Administrativa de la Virgen ha decidido celebrar la Caridad Grande de Lomos de Orios, el próximo domingo 5 de julio, con las siguientes limitaciones:

1.- Se llevará a cabo la misa y la bendición de la caridad en el recinto exterior de la Ermita de Lomos de Orios, sin ningún otro acto complementario.

2.- El recinto estará vallado, con la obligación de estar sentados y con la distancia pertinente, admitiendo un aforo de 350 personas. (más…)

A la venta el comic «Retorno a Lomos de Orios»

Ya está a la venta “RETORNO A LOMOS DE ORIOS”, el cómic del ilustrador riojano Pedro Espinosa, una nueva edición ampliada y modernizada de “Lomos de Orios. Tradición y Milagros” de 1981.

Por el momento el cómic puede adquirirse al precio de 10 euros en:

La Tienda de Paula Sáenz en Villoslada de Cameros  o 
Contactando con virginia@lomosdeorios.es
Teléfono: 623 35 13 61