Las circunstancias que vivimos nos obligaron a suspender los actos del 500 aniversario, pero quisimos celebrar la misa para continuar con esta tradición de tantos siglos.
Se congregaron en la ermita de Lomos de Orios alrededor de 300 personas que habían recogido su invitación previamente en el Ayuntamiento. Todos fueron entrando de forma ordenada y permanecieron en sus asientos, con su mascarilla y a una distancia precisa. La misa fue oficiada por Carlos Escribano, obispo de Calahorra y La Calzada, quien felicitó la iniciativa y señaló que todos recordaríamos una Caridad tan atípica como esta. Se bendijo la carne de cordera de forma simbólica, ya que este año no se repartió, sino que el donante la llevó a la Cocina Económica de Logroño. Lo que sí pudieron llevarse a casa los asistentes fue el tradicional bollo de pan, esta vez envuelto en su bolsa.
Desde la Junta de la Virgen de Lomos de Orios queremos dar gracias al pueblo de Villoslada, que tan bien supo comportarse y en todo momento acatar las indicaciones de la organización, con una gran comprensión y sentido de la responsabilidad. Gracias también a Santiago Muro quien ha donado este año las corderas de esta Caridad. Gracias a la Guardia Civil que nos acompañó en todo momento. Y sobre todo gracias a todos aquellos devotos y amigos de la Virgen de Lomos de Orios que, comprendiendo la situación, no acudieron hasta la ermita como todos los años, aunque sin duda estaban en el corazón de todos nosotros.
Esperemos que el año que viene podamos celebrar como se merecen esos 500 años de Caridad Grande todos juntos, como nos gusta a todos. Para ello hemos guardado los recursos de todos los que han colaborado y siguen haciéndolo, para compartir entre todos esa fiesta grande cuando sea posible hacerlo.

Recuerdos de la Romeria de la Caridad Grande, por Toñi Gonzalez:

Aquí un vídeo de la bendición del pan y la carne de este año:

 

Misa y bendición Caridad Grande.